Publicado el 3 diciembre 2017

A quienes pueda interesar,

Impregnemos de noble contenido los procesos, busquemos ilusionadamente metas con objetivos generosos, que justifiquen y den sentido a la ambición que nos mueve, pensemos, cuan raudo llega de la vida el final y cuan vacío estará de contenido cuando el final llegue, abandonemos el antes e iniciemos el ahora, Llenemos de cordura las acciones proyectadas, para que, no haya nada, que transgreda, la esencia de nuestro efímero sueño perseguido.

Empecemos pues a demostrar sin demora, que, antes no, pero sí a partir de ahora, podemos cambiar esta realidad social equivocada, que, lejos de ser más equilibrada, está desbordada de diferencias sociales abismales. Produce más confrontación que afinidades y deja vacía sin razón ni contenido.

La afirmación con la que nos etiquetamos, de ser inteligentes, cuando, la verdad contrastada, de violencia y confrontación permanente, anula tal aseveración sin fundamento y salvo que, aglutinemos esfuerzos y objetivos para mejorar y cambiar las cosas anteriores, nada evitará el desequilibrio imparable de nuestra civilización, si no ponemos la cordura, la ilusión, el conocimiento y la voluntad compartida en darle un generoso y solidario sentido a nuestra efímera vida.

Compartáis o no mi mensaje, deseo que disfrutéis de la merecida felicidad con nobleza conseguida.